EDEPA

Los Puntos Gatillo

gatillo1EL SÍNDROME DEL DOLOR MIOFASCIAL:
LOS PUNTOS GATILLO

¿Cuántas veces a lo largo de nuestra vida nos encontramos con un dolor muscular más o menos persistente, o con alguno de los síntomas asociados a determinados dolores musculares (dolor de cabeza, mareos, dolor al caminar, …) que no cede ante los tratamientos que nuestro medico suele recetar (calor, antiinflamatorios, relajantes musculares)?

En ocasiones, y digo en ocasiones porque no quiero que nadie piense ahora que todos los dolores que padecemos son achacables a lo que voy a explicar a continuación y por lo tanto tratables de igual manera, estos dolores son debidos al síndrome del dolor miofascial (SDM).

      ¿Qué es el SDM?

Es un conjunto de signos y síntomas producidos por los puntos gatillo miofasciales (PGM).

¿Qué son los PGM?

Son focos hiperirritables dentro de una banda tensa de un determinado músculo. Esa banda tensa es lo que la mayoría de vosotros conoce como contractura muscular.

Los PGM son dolorosos a la palpación; realmente toda la banda tensa suele serlo, pero el PGM se presenta como un nódulo dentro de dicha banda provocando un dolor característico, podríamos decir que más agudo.

El dolor producido por los PGM puede ser:

  • Local: Se queda en el mismo nódulo o en la misma banda.

  • Referido: El dolor se irradia hacia otras zonas en las que normalmente no está incluido el PGM.

Esto es lo que hace que los PGM se clasifiquen en:

  • Activos: Los que provocan dolor referido, es decir que se irradia.

  • Latentes: Los que no irradian dolor.

Con esto quiero que quede claro que es perfectamente posible que el dolor que notamos en una región sea provocado por un problema en la distancia.

Cada músculo tiene un patrón de dolor referido característico, es decir, los puntos gatillo de cada músculo suelen irradiar dolor a zonas concretas, lo cual nos ayuda a los fisioterapeutas a poder determinar dónde puede estar la raíz del problema.

Los PGM son activados directamente por:

  • Sobrecargas agudas o crónicas.

  • Traumatismos directos.

  • Enfriamiento.

Este primer factor es el que considero de especial atención para todos los socios de E.D.E.P.A., puesto que la sobrecarga crónica más importante que conocemos son los problemas posturales.

Los que vivís conmigo día a día nuestras clases de gimnasia correctiva estaréis cansados de escucharme lo importante que es la corrección postural, pues bien, aquí tenéis una de las causa de su importancia.

La mayoría de los socios de E.D.E.P.A., por la evolución de su enfermedad reumática, presentan alteraciones importantes de su esquema corporal, lo que aumenta la probabilidad de presencia de PGM en determinados grupos musculares.

Con esto quiero decir que parte del dolor que sentís es perfectamente tratable; si bien no podemos curar la enfermedad, si podemos paliar en parte alguno de sus síntomas como el dolor muscular, gracias a determinados tratamientos de fisioterapia, los cuales no son objetivo de este articulo, sabiendo siempre que las fisioterapeutas de E.D.E.P.A. estaremos encantadas de informaros.

Otras causas de activación de los PGM son: Lesiones viscerales, estrés emocional, inflamación articular (¿Os suena…?)

¿Cuáles son las características más importantes de los PGM?

  • Son bandas tensas palpables.

  • Provocan dolor a la palpación, produciendo lo que conocemos como respuesta de espasmo local (contracción fugaz de la banda tensa) y que puede provocar en el paciente “el signo del salto”, es decir el paciente se aleja de nuestro contacto por el dolor.

  • Dolor referido.

  • Rigidez y acortamiento muscular.

  • Debilidad del músculo.

  • Dolor muscular cuando demandamos su utilización.

Si bien antes he mencionado que los PGM también son conocidos como contracturas musculares no quiero que nadie confunda esto con otra enfermedad que muchos de vosotros conocéis muy bien: la fibromialgia.
Un buen diagnostico de fibromialgia se hace en base a los siguientes criterios:

  • Historia de dolor extendido de al menos tres meses de antigüedad; dolor extendido es aquel que aparece en el lado izquierdo y derecho del cuerpo, por encima y por debajo de la cintura y además dolor en el raquis (cervical, dorsal, lumbar o tórax).

  • El dolor debe aparecer en 11 de los 18 puntos que os mostraré en la siguiente foto. La fuerza que debemos emplear para valorar estos puntos es de aproximadamente cuatro kilos.

gatillo 2

Para terminar me gustaría decir que espero haber servido de ayuda a alguno de vosotros al igual que haber ampliado horizontes en vuestros conocimientos, objetivo que desde E.D.E.P.A. no queremos dejar de cumplir.

Arancha Heredero Pascual
Fisioterapeuta de EDEPA
Colegiada nº 2870

Red Social

Colaboradores

fisioespaña siglo21 admira abogados